Desde hace casi tres semanas, los mercados parecen reaccionar con una mezcla de alivio y euforia a los avances prometedores conseguidos en las pruebas de las vacunas contra la COVID-19, mientras que apenas parecen fijarse en los confinamientos, las cifras de infecciones o la desaceleración económica.

 

Con la esperanza de una vacuna, los mercados también parecen haberse inmunizado contra las malas noticias. Este es el caso de la renta variable, sobre todo de Europa, Japón y algunos mercados emergentes, así como de la deuda «high yield» y muchas materias primas que dependen de la economía, como los metales industriales y el petróleo. Influyen varios factores, como la orientación hacia el análisis de resultados futuros. En el modelo de valo- ración corporativa de un analista de renta variable, el próximo semestre tiene poca relevancia con respecto al largo plazo. Y la perspectiva de que se podrá controlar mejor, o incluso frenar, la pandemia mundial gracias a unas vacunaciones masivas significa que se han impulsado las expectativas a medio y largo plazo.

 

De cara al próximo año, la tendencia de recuperación debería de seguir acompañada de unas medidas fiscales y monetarias expansivas. Ningún gobier-no o banco central del mundo querrá arriesgarse a retirar sus medidas de estímulo demasiado pronto. La propuesta de Joe Biden de nombrar a la expresidenta del banco central, Janet Yellen, como Secretaria del Tesoro de Estados Unidos encaja con ello. Bajo su presidencia, la Reserva Federal defendió, en caso de duda, una política monetaria expansiva; además, es de prever que haga especial hincapié en la lucha contra el desempleo.

 

 

Leer Artículo completo Claves de la Próxima Semana Active is: Seguir el pulso de los mercados

 

Ver 04/11/2020 Evolución de Fondos

 

Ver 27/11/2020 Actualización de Fondos

 

Comparte en: